4

¿Cómo preparar la bicicleta antes de una ruta?

Ajustes previos a la ruta

Ya sabéis el fastidio que es empezar una ruta de varios días y comprobar que la bici no va del todo bien. Un piñón que salta, un plato que no entra justo cuando empezamos a subir, los frenos no frenan como deberían, un chirrido cada vez que pedaleamos más fuerte….

Por eso, siempre, antes de empezar un viaje, hay que revisar la bici y hacer un pequeño mantenimiento que nos ahorrará muchos problemas. Al fin y al cabo, es la bici la que nos va a aguantar todos los días, literalmente hablando.

Los cambios y la transmisión

Lo primero que hago, es revisar y ajustar los cambios. Sobre todo después del invierno. Ya que ha estado más tiempo parada la bici y además hay más barro, que entra por todas partes. Después del verano pasa lo mismo que con el barro pero con polvo de los caminos. Tras un buen lavado (cuidado con el agua a presión en las zonas donde hay rodamientos!!) y lubricado de cadena, platos y piñones, empiezo a ajustar los cambios (aquí no me voy a extender, ya pondré en otro post como ajustarlos). Compruebo que la cadena sube y baja a todos los piñones y platos. Ajusto los topes para que no se salga la cadena, sobre todo por dentro, y evitar que corte las cabezas de los radios, e intento que roce lo mínimo en el desviador, al final, esos ruidos son muy molestos cuando estás varias horas dando pedales.

 

También otra cosa que hago, por lo menos una vez al año y antes de una ruta de varios días, es limpiar y lubricar los cables de cambios y las fundas. Si es necesario, los sustituyo, son recambios baratos y la bici lo va a agradecer. El polvo y el agua que se van acumulando dentro de las fundas hacen que a veces se atasque el cambio y terminamos forzándolo, sobre todo si salís por caminos. Si hemos tenido que cambiar algún cable, es bueno estar atentos los días siguientes e ir ajustando de nuevo los cambios, pues el cable nuevo tiende a estirarse un poquitín y puede desajustarse el cambio, no mucho, pero lo suficiente para que no vaya fino. Basta con ajustarlo directamente en la tuerca que hay para tensar/destensar en los pulsadores, por donde sale el cable.

 

Sí aún así notamos que la cadena salta o que no sube y baja bien, entonces debemos comprobar que la cadena no esté muy estirada. Es bueno cambiarla todos los años, así de paso, desgataremos menos los dientes de los platos y piñones. Limpiar y lubricar la cadena a cada poco, y cambiarla cada cierto tiempo alargará muchísimo la vida útil de toda la transmisión, y además es más barato.

 

Por último, en cuanto a los cambios, un truquillo fácil y barato y que no se suele tener muy en cuenta: cambiar los rolines o ruletillas del cambio trasero. Éstas se van desgastando con el tiempo y además cogen un poco de holgura, haciendo que la cadena no asiente del todo bien. Lo puedes comprobar si las coges y las mueves un poco hacia los lados, verás que se inclinan un poco sobre el eje. Por menos de 10 euros puedes comprar un juego nuevo para un shimano deore por ejemplo. Y lo puedes cambiar tú sin problemas, solo hay que quitar un tornillo. Ahh!! Sí los cambiáis, fijaros que en el paquete donde vienen los rolines vienen como unas arandelas de plástico con distintas letras o numeración, según la marca del cambio y número de velocidades, y también cuál es el que va arriba y cuál el que va abajo.

 

En cuanto a los rodamientos, sobretodo los del eje de pedalier, nunca está de más limpiarlos y quitar la grasa vieja y volver a engrasar con grasa de montaje. No hace falta desmontar los rodamientos, solo con que quitéis las bielas y las tapas que cubren las cazoletas del pedalier es suficiente. O si es de cuadradillo, lo sacáis (hace falta una llave especial) y lo mismo, limpiar y engrasar.

 

Cualquier pieza que lleve rosca es bueno engrasarla un poco, y si habéis cambiado los rolines del cambio, antes de colocarlos también se pueden engrasar los rodamientos y los huecos por donde pasa el eje.

 

Los frenos

Yo los llevo V-brake. Lo que hago es mirar que las zapatas no estén muy desgastadas, y ajustar el tensado de las manetas. También limpio y lubrico los cables y fundas, como con los cambios. Si tenéis frenos de disco, mirad que las pastillas no estén muy desgastadas, y si han perdido potencia, tendréis que purgarlos.

 

Las ruedas

Compruebo que la presión esté a mi gusto, dependiendo del tipo de firme por donde vaya a rodar. Y otra cosa muy importante para mí, que no llevo un llanta muy buena, me fijo si la rueda (en mi caso la trasera que es la que me da más problemas) está bien centrada y los radios bien apretados. En la última ruta se me aflojaron todos el último día y casi no termino la etapa.

 

Unos últimos retoques

Yo también suelo sacar el sillín y limpiar bien la tija, y la engraso un poquillo, pero muy poco y luego limpio con un trapo, así evito que haga ruidos.

Por último, coloco el transportín y aseguro que quede bien fijado. Es un coñazo cuando vas pedaleando y se empieza a mover con las alforjas y empieza a vibrar toda la bici. Y siempre llevo tornillos de recambio por si pierdo alguno (al transportín me refiero, lo mío no tiene solución!!jeje).

 

Más o menos eso es todo, aunque parezca mucho después de todo este tocho, en realidad siempre es lo mismo y se hace en una tarde. Limpiar la bici, lubricar transmisión, comprobar cambios y frenos, y listo. A jugar!!

***

La foto corresponde a un momento de ajustes previos antes de continuar con el viaje. Fue tomada poco después de amanecer a unos pocos kilometros de Mérida, en la ruta de la vía de la Plata.

 

Opt In Image
¿Quieres convertirte en un auténtico alforjero?
Apúntate y recibe nuestro regalo de bienvenida

Suscríbete a nuestra lista de alforjeros y recibe AHORA y GRATIS en tu correo nuestro regalo para suscriptores:

Una lista con todo lo que necesitas llevar a un viaje en bicicleta.

Pablo

Biólogo. Alberguero del Albergue de peregrinos Tierra de Barros (Villafranca de los Barros). Escalador de puertos, parte-cadenas. Adelanto a los de downhill con mi rígida (alforjas incluidas). Apasionado de la bicicleta y del camino de Santiago.

4 Comments

  1. Creo que te has olvidado de algo bastante importante, que es mirar los radios, que no haya ninguno roto y que la rueda no este descentrada, vamos, una revisión de radios. Es una pu….. que se te rompa un radio en un viaje y más sí es de la rueda trasera.

    • Hola Roberto! Gracias por tu comentario. Si te fijas bien, en el apartado de las ruedas hablo de ello, de hecho me parece como bien dices, una de las revisiones más importantes pues yo mismo he sufrido esta avería.
      Un saludo!

  2. Muy buenas tus sugerencias. Mi hermana y yo tenemos planeado hacer nuestro primer viaje de cicloturismo en enero de 2017. Vamos a hacer la ruta de los Siete Lagos en la Patagonia argentina (somos de Buenos Aires) y, luego de dos días de descanso, hacer el cruce a Chile. Son alrededor de 300 km. La primera parte es una ruta para principiantes, la segunda es, creo, nivel intermedio. Tenemos dos MTB, una de ellas con freno a disco. Esa bici ya tuvo su revisión (justamente, todo lo que vos mencionás en tu artículo) ya que mi hermana se la llevó a Mendoza, otra provincia argentina, cuando fue de vacaciones. Falta acondicionar la otra bici para empezar a entrenar. Y a calmar las ansiedades pedaleando hasta que llegue el día de partir hacia la aventura!

    • Hola Lupe,
      muchas gracias por tu comentario! me alegra que te hayan servido estos consejos. Una bici a punto hace que disfrutemos muchísimo más la ruta. Seguro que vais a disfrutar enormemente ese primer viaje. Nosotros estamos deseando cruzar el charco para conocer vuestras tierras a golpe de pedal. Ahora disfrutad de la preparación y en enero nos contáis qué tal os fue ese maravilloso viaje!!

      Un saludo alforjero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *