Portada » Blog » ¿Cuántas alforjas llevar a un viaje en bicicleta?

¿Cuántas alforjas llevar a un viaje en bicicleta?

bici en las calas de roche haciendo la transandalus

Aprovechando que ya mismo estamos de ruta y que Carlos os ha presentado la Gran Hurdana, voy a hablaros sobre qué equipamiento llevamos en las bicis, más en concreto, qué tipos de alforjas y cuántas.  Espero que os sirva de ayuda y, sobre todo, a los más novatos resolveros algunas dudas. Vamos a ello.

Antes de nada, si aún no tienes alforjas te recomiendo que te leas el post: ¿Que alforjas me compro? en el que recomendamos una serie de modelos según el presupuesto y tu nivel de experiencia.

 

Lo primero es decir que hay varios tipos de alforjas: grandes o pequeñas, traseras y delanteras, bolsas de manillar, frame bags (son las bolsas que van en el hueco del cuadro y se utilizan en bikepacking, es decir, cicloturismo de montaña a la americana), bolsas para el portabultos y, por supuesto, mochilas.

 

Nuestro equipamiento es bastante simple, adaptado al tipo de rutas que hacemos. Como ya sabéis, nos gusta la sencillez, y como buenos novatos que hemos sido, pues nos hemos comprado lo típico: un par de alforjas traseras. Con esto no quiero decir que haya sido mala idea, sino más bien lo contrario, es lo más común, fácil de usar y da buenos resultados. Cuando digo que es simple me refiero a que son alforjas de gama media y precio bajo, de las de grandes tiendas de deportes.

 

Más en concreto, yo me compré para mi primer Camino de Santiago dos alforjas que además traían una tercera bolsa para la parte superior a modo de mochila. Ésta solo la utilicé una vez y no sirvió de mucho, la verdad. Supone demasiado bulto y peso extra para una ruta en la que vamos con lo básico. Mis alforjas son medio impermeables y traen una funda para cuando más llueve. La verdad que con eso me sobra, está claro que sería más cómodo llevar unas totalmente impermeables y no tener que parar a poner o quitar la funda, pero por ahora me conformo con las mías. Un detalle importante es que con las alforjas venía una bolsa estanca, y esto sí que es útil. Yo la aprovecho para llevarla encima del transportín entre las dos alforjas, y normalmente suelo llevar dentro la esterilla enrollada junto con parte de la tienda de campaña, así evito que se empolven demasiado o que se mojen.

 

También se puede utilizar para guardar ropa u otras cosas y mantenerlas totalmente secas. Aunque para eso yo llevo las cosas metidas en bolsas de plástico dentro de las alforjas por dos motivos:

1- Evito que se mojen

2- Como mis alforjas llevan un sistema de velcros para poner y quitar que es un coñazo, en vez de sacar las alforjas, saco directamente las bolsas con la ropa y listo.

 

En el caso de Carlos, lleva también un par de alforjas que traen una bolsa superior, y al igual que yo, tampoco la utiliza. Sus alforjas son de menos capacidad que las mías pero sobra con el espacio que dan.

 

la ruta de la plata en invierno

Pablo en la Plaza Mayor de Cáceres. Vía de la Plata. Enero´15

cicloturismo por carretera

Carlos en la TransGredos dirección a Barco de Ávila. Julio´14

 

 

Y aquí mi primer error de novato, comprar unas alforjas demasiado grandes para rutas de pocos días. Es añadir peso de forma innecesaria. Aunque eninvierno, cuando llevamos más ropa de abrigo pueden venir bien. En general con un par de alforjas medianas es suficiente (y mucho más baratas), ya después con varios pulpos iremos cargando encima cosas que no quepan, como tienda de campaña, saco de dormir o esterilla, o lo que necesitemos llevar más a mano, como prendas que nos vamos quitando y poniendo según el tiempo.

 

Aparte de las alforjas, yo este año he incorporado una bolsa de manillar, no muy grande, y aunque al principio era un poco escéptico debido a mi conducción, un tanto agresiva, la verdad es que es muy útil y apenas interfiere en el comportamiento de la bici. Viene muy bien para tener a mano la cámara de fotos, cartera, móvil, algo de comida, mapas, guantes, etc.

 

También los dos llevamos desde hace algún tiempo una bolsita de las que se ponen entre el cuadro y la dirección con la tapa transparente para poder ver el móvil. Es muy útil y no molesta nada. Por ejemplo, puedes llevar una batería externa conectada al móvil, llaves, navaja (¡imprescindible!), caramelos, barritas energéticas, etc. Estas bolsas están últimamente de moda y son baratas (como por ejemplo ésta) y, se pueden utilizar en cualquier tipo de bici.

 

Por último, llevamos mochilas camelback para el agua. Como solemos hacer rutas en verano y por mitad del campo, hay que llevar bastante agua y además se mantiene más fresquita. A mucha gente le molesta llevar la mochila porque se suda más pero es cuestión de gustos. Yo por ejemplo, aunque sea para 25 km, siempre la llevo.

 

Ah se me olvidaba, utilizamos transportines cogidos al cuadro, no de los de tija, éstos aguantan poco peso y suelen moverse.

 ***

Espero que os haya servido de ayuda. En otro artículo os hablaré sobre tipos de alforjas que existen y las más utilizadas por su utilidad. Sí tenéis cualquier duda, dejadme un comentario y os respondo encantado. La foto del principio es de “Lluvia”, la bici de Pablo, en las Calas de Poniente de Roche durante la TransAndalus, en Agosto de 2013. Pronto hablaremos de esta “clásica” del cicloturismo en España.

Opt In Image
¿Quieres convertirte en un alforjero?
Apúntate y recibe nuestro regalo de bienvenida

Suscríbete a nuestra lista de correo y recibe nuestro regalo:

Una lista con todo lo que necesitas llevar a un viaje en bicicleta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *