Portada » Blog » El extremeño que dio la vuelta al mundo en bicicleta… ¡en 1928!

El extremeño que dio la vuelta al mundo en bicicleta… ¡en 1928!

¡Muy buenas alforjero! Como sabes, tanto Pablo como yo somos extremeños, y aunque ninguno vivimos actualmente en Extremadura, llevamos muy dentro ese pedazo de tierra entre Sierra Morena y la Sierra de Gata. Muestra de ello es que nuestro mayor proyecto se llama Cicloextremeña, una ruta de más de mil kilómetros alrededor de las dos provincias más grandes de España: Cáceres y Badajoz. Pero hoy no vengo a hablarte de eso.

 

Hoy te traigo una historia muy especial del que posiblemente sea uno de los primeros grandes cicloviajeros españoles, y casi con toda seguridad el primer español en dar la vuelta al mundo en bicicleta. Recuerda este nombre: Isidoro Mellado.

¿Quién era Isidoro Mellado?

Extremeño, nacido en el corazón de la provincia de Cáceres hacia 1905, en Coria para ser exactos. No era precisamente el mejor año para nacer. En España el ambiente era desolador, acabábamos de perder las últimas colonias de un agotado y decadente imperio, la situación económica era pésima y más aún en Extremadura, donde el hambre era por costumbre un miembro más de la familia.

 

Pero también era la época de los aventureros y los grandes exploradores. Apenas 10 años antes Anne Londonderry completaba su vuelta al mundo en bicicleta. Y el nacimiento de Isidoro no fue lo único excepcional que pasó en aquel lejano 1905, pues ese año nevó en Sevilla.

 

Poco sabemos de los primeros años de Isidoro. No tenía bicicleta, pero eso no iba a frenar sus ganas de conocer el mundo. Su objetivo era saber cómo vivían en otros lugares del planeta y volver para contarlo. Así, en noviembre de 1928, con 24 años, se agenció una bicicleta y partió desde Badajoz. Su viaje comenzaba.

El viaje

Marcando rumbo Este, alcanzó la India en el primer año de viaje. Es difícil imaginar cómo lo logro en una época en la que las carreteras, el equipo, los mapas y las comunicaciones no tienen absolutamente nada que ver con las de ahora. Isidoro estaba realizando una proeza y él era muy consciente de ello.

 

Para dejar constancia de lo que estaba haciendo y que nadie le pudiera tachar de impostor, recogió en 5 libros una sucesión de actas, sellos, recortes de prensa y otras pruebas de su paso por cada uno de los lugares que atravesaba a lomos de su bicicleta. La prensa local se hizo eco de su viaje por muchos de los sitios que cruzó. Como por ejemplo en China, donde podemos ver su foto enmarcada en una maraña de indescifrables caracteres mandarines.

En nuestra investigación para publicar este artículo hemos encontrado además una publicación en el periódico “El Mañana”, fechada a 10 de Marzo de 1930, en la que un misionero español localizado en la India y llamado Pedro P. García cuenta a través de una carta al periódico su encuentro por aquellas tierras con un tal Isidoro Mellado, el cual le contaba:

 

Me llamo Isidoro Mellado y me propongo recorrer a pie el globo terráqueo en viaje de circunvalación; soy, a lo que creo, el primer español globe trotter.

 

Te recomiendo muchísimo la lectura de la carta completa que puedes ver aquí. Solo tienes que bajar hasta la última página escaneada del periódico, la carta empieza en la columna de la izquierda.

 

También hemos encontrado un recorte de prensa de un periódico brasileño que enlazamos aquí, por si alguien quiere continuar en el futuro una investigación más completa sobre el tema. Hecha esta puntualización, seguimos con la historia.

 

Llegó a Japón aproximadamente dos años después de su partida y desde allí saltó a Sudamérica, continente que recorrió durante varios años. Durante un tiempo fue acompañado por Teresa, otra cicloturista que, según la familia de Isidoro, se hicieron pasar por marido y mujer.

Durante el viaje también sufrió algunos percances, en Montevideo le robaron la bicicleta, pero gracias a una carrera benéfica pudo comprar otra que lo llevaría hasta Brasil, donde la vendió para sufragar los costes del pasaje hasta España.

La llegada y los años posteriores

Isidoro entró en Badajoz un 3 de Junio de 1936, solo un mes antes de que estallara la Guerra Civil en España. Los años venideros fueron duros y los sueños de Isidoro de seguir viajando se vieron truncados por la posguerra.

Terminó sus días como contrabandista de tabaco y café, cruzando la frontera portuguesa, como otros tantos extremeños, perseguidos por las capas verdes de la Guardia Civil de un lado y por los guardiñas portugueses del otro.

 

Fue en un lance huyendo de estos últimos cuando Isidoro tuvo que saltar a una charca para esconderse. Los escasos 15 minutos que estuvo agazapado en el agua le costaron caro,  una pulmonía acabaría con su vida un 2 de mayo de 1945 a los 41 años de edad.

 

Su aventura le tomó 8 años, durante los cuales recorrió 65 mil kilómetros y atravesó 44 países. De ello dan fe los 5 libros custodiados por su familia que desde aquí saludamos y esperamos que algún día digitalicen y publiquen esos documentos que a todos nos gustaría ver.

***

Este post es un homenaje a Isidoro Mellado, un valiente aventurero que realizó una proeza impresionante que le convirtió en inmortal porque ya es parte de la historia, la historia de una aventura increíble a la altura de otros grandes pioneros del cicloturismo como Thomas Stevens o Franz Lenz. La historia del cicloturismo.

 

Opt In Image
¿Quieres convertirte en un alforjero?

Apúntate y recibe nuestros regalos de bienvenida:

- Lista: Todo lo que llevar a un viaje en bicicleta.

- Guía: Encontrar chollos en Amazon.

- 50€ en descuentos para alojamientos.

*Apuntarse a la lista de correo es completamente GRATIS.

4 comments

  1. José Díaz Mellado. Sobrino-Nieto de Isidoro says:

    Gracias por compartir este post en vuestra web, para nosotros es un orgullo que la gente se interese por la historia de Isidoro Mellado y que reconozcan su mérito ya que eran años difíciles para realizar tal aventura.
    También agradeceros por la investigación de los recortes que habéis encontrado en los periódicos de los diferentes países.

    Y sí, hemos pensado en la posibilidad de digitalizar los 5 libros de actas para corroborar de esta manera por todos los sitios que pasó, junto a sellos, fotografías y firmas legítimas de los consulados e instituciones gubernamentales que accedieron a darle posada y apoyarle por aquel entonces.

    Un Saludo.
    José

    • Carlos says:

      Hola José!
      Que sorpresa tenerte por aquí! La historia de tu tío abuelo bien merece ser contada y conocida, si fuera en EE.UU seguro que ya habían hecho una película sobre su viaje 🙂
      Si algún día los digitalizais o hacéis un libro o algo así, avisadnos!! Estamos deseando ver esos documentos!!
      Un saludo

  2. Tony says:

    Impresionante historia. teniendo en cuenta esos tiempos y posibilidades. gracias por compartir un saludo. tony

    • Carlos says:

      Gracias a ti Toni por leerla y dejarnos un comentario. Si Isidoro fuera americano ya le habrían hecho un par de películas
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *