Cruceros: Otra forma de viajar

Aunque el tema principal del blog de conalforjas es el cicloturismo, en esta ocasión vamos a tocar una forma de viajar bastante diferente pero que seguro que a más de un lector le puede interesar: hablamos de los cruceros.

Los cruceros como todos sabéis, consiste en viajar en un barco de gran tamaño con todo tipo de servicios a bordo que los convierten en auténticas ciudades flotantes: tiendas, bares, discotecas, restaurantes, zonas para hacer deporte o practicar diferentes actividades… todo lo necesario para que disfrutes todo el tiempo a bordo.

La gracia de esta forma de viajar es que mientras te desplazas de un puerto a otro puedes relajarte y disfrutar de todo lo mencionado anteriormente. Después, según el circuito elegido irás realizando paradas en los puertos de las ciudades que vas a visitar.

Esto te ofrece la ventaja de un tipo de viaje itinerante sin el inconveniente de ir cambiando de hoteles y haciendo y deshaciendo maletas, ya que tienes todo listo en tu camarote, tu casa andante o más bien flotante.

La mayor preocupación de muchos viajeros antes de vivir su primer crucero es que piensan que se van a marear. Realmente ni siquiera notarás prácticamente el movimiento del barco la mayoría del tiempo, ya que son de un tamaño muy grande y es difícil que el oleaje lo balancee.

Existen bastantes más circuitos disponibles de los que nos podemos imaginar al principio, más allá del típico crucero por el mediterráneo, encontramos otras muchas alternativas, como itinerarios por el Mar Caribe, las Islas Canarias, las Islas Griegas o incluso el circulo porlar. Aquí puede encontrar más información.

Todo depende de tus gustos y lo que estés buscando. Lo importante es disfrutar del tiempo a bordo y del tiempo atracado en puerto, las dos caras clásicas de todo viaje en crucero. Pero sin duda lo que marca la diferencia y lo que te enganchará de los cruceros es conocer a fondo el barco y disfrutar de la vida en alta mar.

Te animamos a que pruebes esta opción de viajar, diferente pero en auge en los últimos años, no seas el último de tus amigos en probar lo que es vivir durante un tiempo a bordo de un crucero. No dejes que te lo cuenten y empieza a vivirlo tú mismo.