Portada » Blog » Guardabarros para Bicicletas (Modelos y Recomendaciones)

Guardabarros para Bicicletas (Modelos y Recomendaciones)

¡Hola alforjero! Un guardabarros es una pieza muy útil, pero hay que tener en cuenta una serie de puntos a la hora de elegir uno u otro. En este post te los descubrimos. ¡Vamos al lío!

Como decimos, el guardabarros es un componente muy sencillo que nos va a proteger del agua, barro o polvo que levanten las ruedas de tu bicicleta.

Esto es especialmente útil en el caso del cicloturismo autosuficiente, donde no nos interesa nada llenar nuestra espalda, bicicleta y alforjas de barro. Los que lo habéis practicado alguna vez entenderéis porqué.

Además, ya sabemos como se las gasta el barro con los componentes de la bici, especialmente la transmisión, así que con un guardabarros estaremos alargando la vida útil de nuestra montura.

Pero antes de entrar en materia, la primera pregunta que tienes que hacerte es:

¿Necesitas un guardabarros?

El guardabarros es una cosa que no te acuerdas nunca de él hasta que es demasiado tarde.

En este caso, casi siempre va en función de la experiencia, y si estás leyendo esto es probable que ya hayas llegado con una buena franja marrón en tu espalda e incluso en la cara.

Hay una serie de casos en los que es interesante plantearnos montar un guardabarros. Vamos a verlos:

Sueles rodar con lluvia

Si vives en un sitio en el que suele llover y coges la bici casi a diario, un guardabarros va a ser una pieza fundamental para ti. Especialmente si usas la bici para ir al trabajo o moverte por la ciudad.

Eres un rodador de caminos

En los caminos siempre vamos a encontrar más barro o charcos que en la carretera, incluso días después de haber llovido.

Y en estos casos no solo estás expuesto al barro que tú levantes, sino al de otros ciclistas que te acompañen.

Tus ruedas levantan mucho barro o agua

Esto pasa especialmente con ruedas tipo gravel, que tienen algo de taco pero su distribución y profundidad está pensada para una mezcla de velocidad y agarre.

Esto las convierte en perfectas lanzadoras de barro y agua por su parte central, mucho más que unas ruedas de montaña o carretera convencionales.

Vas a hacer un viaje largo

En un viaje largo es muy probable que tarde o temprano te enfrentes a la lluvia y el barro.

Tanto si vas por carretera como por camino, es muy útil llevar unos guardabarros que eviten que llegues más mojado y manchado de lo necesario.

¿Cómo elegir el Guardabarros para tu bicicleta?

Una vez que hemos tomado la decisión de hacernos con un guardabarros, tenemos que tener en cuenta una serie de factores.

1. Separación con la rueda

Cuanto más pegado vaya el guardabarros a la rueda quedará más estético y será más eficiente para lluvia, pero a la vez puede originar un problema extra: la acumulación de barro hasta que se frene completamente la bici y no podamos avanzar.

Cuando esto pasa es una auténtica pesadilla, especialmente si el camino está embarrado a lo largo de varios kilómetros, ni siquiera empujando vamos a poder avanzar.

Por eso solo verás guardabarros ceñidos a la rueda en bicicletas urbanas o que no estén pensadas para rodar por caminos.

En bicis con suspensión delantera asegúrate que el puente de la horquilla no esté muy pegado a la rueda y haya espacio suficiente para el guardabarros. Si no lo hay tendrás que montarlo por encima del puente.

Si montas suspensión trasera vigila que el guardabarros no golpee con la rueda en su punto de compresión máxima.

2. Compatibilidad con el cuadro

Dependiendo del modelo de guardabarros que elijas, tienes que comprobar que puedes montarlo sin problema en tu bicicleta.

Para ello tienes que fijarte en el sistema de sujeción del guardabarros y ver si cuentas con los orificios de anclaje necesarios.

Muchos modelos van sujetos directamente a los tubos o a la tija mediante abrazaderas o bridas y no necesitaras agujeros previos en el cuadro.

3. Compatibilidad con portabultos

Si vas a montar portabultos, tienes que comprobar que no interfiera con el guardabarros.

A veces, incluso el propio portabultos nos puede hacer de guardabarros improvisado, colocando un plástico extra con unas bridas.

4. Tamaño de rueda

Si vas a usar un guardabarros ceñido es importante que compruebes que se ajusta al tamaño de la rueda. Tanto en grosor del neumático como en diámetro.

Normalmente el guardabarros tiene que tener un ancho 10 mm mayor que la rueda. Es decir, un guardabarros de 45 mm será compatible con ruedas de hasta 35 mm.

La medida que aparece en las fichas de los guardabarros es la medida exterior de este, no de la rueda.

Con guardabarros tipo MTB no suele haber problema porque van bastante más separados.

5. Recorrido del guardabarros

Cuanta más longitud de rueda cubra el guardabarros, más nos protegerá. De este modo, los guardabarros traseros siempre serán algo más largos que los delanteros.

Los delanteros se acortan más por delante y se alargan por detrás (para protegernos los pies), incluso algunos incluyen faldones de goma o cuero para las salpicaduras más bajas.

A partir de cierta longitud será necesario que incluyan varillas para que puedan sujetarse bien y no rocen con la rueda.

6. Material del guardabarros

Principalmente vamos a encontrar guardabarros de plástico o metálicos, aunque también hay modelos de carbono e incluso de madera.

7. Estética

Por último teníamos que mencionar el factor estético. No es que sea vital, pero a mí personalmente no me gustan los guardabarros tipo MTB que convierten a la bici es una especie de moto de cross sin motor.

Modelos de Guardabarros

Ahora que ya tienes claro qué tipo de guardabarros necesitas, vamos a ver algunos modelos para que los tomes de referencia.

1. SKS Bluemels

SKS es la marca referente en cuanto a guardabarros se refiere. Su modelo Bluemels es uno de los más usados. Disponible para varios anchos de rueda y tamaños.

Ver Precio

2. Bontrager NCS

Modelo de la prestigiosa marca Bontrager, algo más caros que los SKS. Disponible para ruedas de 700×25, 700×35 y 26×2.25.

Ver Precio

3. Zefal Paragon

Terminamos la selección de guardabarros ajustados con el Zefal Paragon. Disponible para ruedas de 700×32 y 700×40.

Ver Precio

5. Topeak Defender

Clásico guardabarros para MTB. Como hemos comentado, estos guardabarros son muy versátiles y no dan problemas con el tamaño de la rueda. Eso si, la estética de la bici se ve algo afectada.

Se montan y desmontan con mucha facilidad.

Ver precio

6. Guardabarros minimalista

Por último incluimos esta opción minimalista que, aunque cubre poco, te quita los salpicones directos a la cara. Son los más económicos.

Ver precio

 

Y si no te convencen ninguno de los guardabarros anteriores puedes ver muchos más modelos aquí, aquí o aquí.

Guardabarros casero

Por último siempre tienes la opción de fabricarte tu propio guardabarros casero, especialmente si eres un manitas.

En YouTube hay bastantes tutoriales, por ejemplo el siguiente, aunque en mi opinión se quedan algo cortos ya que están más pensados para protegernos la cara del barro o piedritas que pueda levantar la rueda delantera.

 

 

***

Hasta aquí este post sobre guardabarros para bicicletas, como ves el tema tiene bastante miga.

Si tienes alguna duda, experiencia, opiniones… déjanos un comentario. Es la mejor forma para que aprendamos entre todos. Nos vemos en los caminos.

Opt In Image
¡¡Descubre el chollo de esta semana!!

Cada lunes localizamos un artículo cicloturista por debajo de su precio habitual. Si quieres saber de qué se trata, échale un vistazo a la oferta que hemos seleccionado esta semana para ti:

Ver Ofertas

2 comentarios

    • Carlos dice:

      Buenas Adri!
      Pues si que he oído hablar de ellos, aunque es verdad que creo que en España se ven más los SKS. Otra marca que a veces es visto es Honjo, pero no se de donde son.
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *