¿Qué Saco de Dormir llevar para el Camino de Santiago?

Albergue de la Colegiata de Roncesvalles

Una de las dudas más habituales a la hora de hacer el Camino de Santiago, tanto en bici como andando, es si necesario llevar saco de dormir. En este artículo hablaremos de esto y veremos algunos modelos recomendados.

La respuesta rápida y corta: Lo recomendable es llevar un saco de dormir ligero de unos 15º grados de confort. Si ya tienes saco probablemente te sirva y si tienes que comprar uno este modelo de Decathlon es más que suficiente. No hace falta que lleves esterilla si no vas a acampar.

Y ahora, si eres de los que quiere saber de donde vienen las cosas, vamos a desarrollar el tema a fondo. Y si te queda alguna duda o quieres dejar tu opinión puedes dejarnos un comentario al final del artículo. Vamos allá.

¿Hay que llevar saco de dormir al Camino de Santiago ?

En la mayoría de los albergues privados se ofrecen sábanas y mantas (ojo, la mayoría no quiere decir TODOS). En los albergues públicos o religiosos el porcentaje disminuye bastante y no siempre tendremos estas opciones, en muchos de ellos se ofrecen sábanas desechables que vienen bien para poner una barrera entre el colchón y el saco (normalmente por 1 o 2€).

Por lo tanto, a no ser que tengas claro en qué albergues del Camino de Santiago vas a alojarte y puedas comprobar la disponibilidad de sábanas y mantas consultando directamente a cada uno, es muy recomendable llevar saco de dormir.

Incluso, aunque dispongan de ropa de cama, tal vez prefieras usar tu propio saco. Las condiciones higiénicas de los albergues del Camino suelen ser buenas, pero aún así las mantas no se lavan a menudo por razones obvias.

¿Cómo debe ser un saco de dormir para el Camino de Santiago?

No se si has echado un vistazo a la oferta de sacos de dormir, pero los hay de todo tipo, forma, tamaño, relleno, temperaturas y… precios. Es fácil abrumarse ante tanta oferta, pero es mucho más sencillo de lo que parece. Lo más importante son estos 3 puntos:

1. Temperatura de confort

El dato más importante de un saco de dormir es la temperatura de confort, se trata de un valor orientativo, ya que no todo el mundo percibe la temperatura del mismo modo, pero lo usaremos de referencia.

Para el Camino de Santiago, se suele considerar los 15º de temperatura de confort como un estándar. Esto se debe a que normalmente dormiremos en interiores acondicionados con calefacción.

Si vas a hacer el Camino en pleno verano puede que te apañes con un simple saco-sábana, que es una opción incluso más compacta y ligera (en Decathlon tienes una por unos 10€), además vienen bien para no ensuciar el saco y lavar solo la sábana que además seca más rápido.

Si vas a hacer el Camino en invierno puede que necesites un saco de al menos 10º de temperatura de confort.

2. Peso y volumen

Una de las principales preocupaciones del peregrino (especialmente si va a pie) es el peso. El saco de dormir no debería pesar más de 1,5kg y si es posible que ocupe lo menos posible. Los modelos de cierta calidad incorporan fundas comprimibles, pero si no la trae siempre puedes usar correas ajustables o incluso cuerda.

3. Talla

El último factor importante es la talla del saco. Si es talla única, asegúrate de que te sirva (especialmente si mides más de 1,90m). Si hay varias talla elige la que te corresponda por estatura, así te beneficiarás de tallas pequeñas ya que pesan y ocupan menos.

¿Qué modelo de saco recomendamos para el Camino de Santiago?

Vistos todos los puntos a tener en cuenta vamos a ver algunas opciones en función de lo que busques y lo que quieras gastar.

1. Modelo low-cost

Si quieres gastar lo mínimo posible tienes este modelo de Decathlon por 14,99€. Forma rectangular que siempre es más cómodo que los de tipo momia y 20º de confort, lo que lo hace ideal para verano, en invierno será necesario complementar con manta. El peso es de 775g, lo cual está bastante bien. Talla única (190cm).

Temperatura Confort: 20º / Peso: 775g

Ver precio en Decathlon

Si lo prefieres hay una versión similar a este modelo pero con una temperatura de confort de 10º y 1,30kg. Puedes verlo en este enlace.

2. La opción más equilibrada

La siguiente opción que te recomendamos también la vende Decathlon. A diferencia del anterior, este tiene una temperatura de confort de 15º y un peso de 680g para la talla L (hasta 1,85m). La forma del saco es tipo momia, lo que disminuye el confort respecto a uno rectangular pero también optimiza el peso y el volumen.

Temperatura Confort: 15º / Peso: 680g (talla L)

 

Ver precio en Decathlon

3. Para los que quieran un saco para usar más allá del Camino

A la mayoría de personas les servirán alguno de los modelos anteriores, ya que solo usaran el saco un par de veces más en toda su vida. Si no es tu caso y planeas seguir utilizándolo, ya sea para otros Caminos de Santiago o para hacer acampada o vivacs en montaña, tal vez te interese comprarte un saco de mayor calidad y prestaciones.

En ese caso te recomiendo que saltes a este otro artículo sobre sacos de dormir, en el que hemos recopilado modelos de mayor calidad (y precio), para un uso más intensivo.

***

Hasta aquí este artículo sobre el saco de dormir en el Camino de Santiago. Si quieres contarnos tu experiencia y opinión con respecto a este tema puedes hacerlo en los comentarios, así aprenderemos entre todos. Nos vemos en los caminos.

¡Apúntate a la Revista de Cicloturismo!

Apúntate a nuestra revista online de cicloturismo (¡es gratis!) y recibe nuestro regalo de bienvenida: una lista con todo lo que llevar a un viaje en bicicleta. Miles de alforjeros ya la reciben cada mes en su correo.

    ¡Me apunto!    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *