El primer cicloturista (y ciclista) español era aragonés

Año 1867. En España los ánimos andan revueltos tras décadas de decadencia y una sucesión de nefastos gobernantes. A la reina Isabel II le quedan apenas unos meses de reinado antes de que la revolución La Gloriosa la mande al exilio.

Sin embargo, a cientos de kilómetros de la capital del reino, a los pies de los Pirineos, un herrero trabaja sin descanso en su taller fabricando la que sería la primera bicicleta hecha en nuestras fronteras.

Su nombre: Mariano Catalán, un oscense que ya era hora que apareciera por Conalforjas.com. Hoy te cuento su historia. Vamos allá.

Una historia de casualidades

Si nos lees desde hace tiempo sabrás que una de las señas de identidad de este blog es rescatar historias de personas que fueron pioneras en su tiempo en cuanto a los viajes en bicicleta se refiere.

Así que no podía faltar la historia del que es considerado el padre de la bicicleta y del cicloturismo en España.

Es curioso los paralelismos que existen entre esta historia y la del escocés Kirkpatrick Macmillan, considerado el inventor de la bicicleta en 1839:

  • Eran herreros de profesión.
  • Eran gente del norte (cada uno en su propio país).
  • Realizaron un viaje un año después de terminar su creación.
  • Eligieron como destino la capital más cercana (Zaragoza y Glasgow).

La verdad es que viendo el parecido de ambas historias, e incluso de las bicicletas empleadas, es lógico pensar que Mariano conocería la historia de Kirkpatrick y tal vez habría podido incluso ver su bici en fotografías de la época.

Y efectivamente ocurrió algo parecido. El destino tejió los hilos para que esto sucediera de la siguiente forma:

  1. La Diputación de Huesca otorga a Joaquín Costa (padre del regeneracionismo español) una beca para asistir a la exposición universal de París de 1867. Allí debía tomar nota de los avances tecnológicos de la época, especialmente en materia agrícola.
  2. En esa exposición se topa con la “Michaulina” la popular bicicleta creada por Ernest Michaux en 1861 que llama tanto su atención que realiza un boceto en un papel de fumar para mandarlo inmediatamente por correo a Huesca.
  3. El boceto llega a una de las tertulias intelectuales celebradas en el Casino de Huesca. “Esto se puede hacer”, “Vayamos a ver al herrero”. Me imagino el entusiasmo del grupo corriendo hacia la fragua de Mariano con el boceto en la mano.

Durante los meses siguientes Mariano trabajó en su taller hasta que en otoño de 1867 lo terminó. Pero ¿quién te enseña a montar en bici cuando nadie sabe siquiera qué es una bici?

La «Michaulina» que vio Joaquín Costa en la Expo de París

Toreando en la oscuridad

Mariano tendría que aprender a montar en bici. Sería el primer español en hacerlo y como aquí somos de reírnos del que se cae (en amplios términos) a Mariano no le quedó otra que aprender en la oscuridad.

Ocultó la bici bajo una lona en la antigua plaza de toros. Allí, durante las frías noches oscenses junto a un empleado que le ayudaba empujando la bici para mantener el equilibrio, Mariano dio las primeras pedaladas de la historia de nuestro país.

Esto lo convierte en el primer ciclista español, pero pocos meses después también conseguiría el título de ser el primer cicloturista patrio.

El primer viaje cicloturista en España

Pocos meses después, con un modelo mejorado, a Mariano se le ocurre la genial ideal de realizar un viaje desde su Huesca natal hasta la capital aragonesa, Zaragoza. Ida y vuelta. Unos 150 km en total que realizó junto a su amigo Gregorio Barrio, un oficial del ayuntamiento de Huesca.

A las 4 de la mañana de un frío 20 de marzo de 1868 partieron de Huesca para recorrer en una etapa los algo más de 70 kilómetros que separan a las dos capitales.

Cuando me imagino a estos primeros cicloturistas siempre pienso en la cara que pondrían aquellos que se cruzaron con esta extraña pareja al pasar por los pueblos y los campos de Aragón, en una época en la que todavía no circulaba ni un solo coche a motor por nuestras carreteras (o más bien caminos).

Supongo que el equivalente mental que les vendría a la cabeza a la gran mayoría es que montaban una especie de pequeño caballo de metal.

Para rememorar esta proeza, todos los años desde 2013 se celebra la marcha cicloturista “Mariano Catalán” siguiendo el mismo recorrido que este realizó más de 150 años atrás.

Comienza la Revolución

Cuando Mariano Catalán y Gregorio Barrio completaron su viaje quedaban solo 5 meses para que explotara la revolución “La Gloriosa” en España. Tal vez ellos, hombres adelantados a su tiempo ya se oliesen estos aires de cambio.

Lo que seguro que no sabían era la REVOLUCIÓN en mayúsculas que acababan de comenzar.

Aquella mañana de marzo, en algún descanso tras subir un repecho mirarían hacia atrás para tan solo ver a lo lejos algunos jornaleros, lo que no se imaginaban es que al reanudar la marcha se convertían, sin saberlo, en la cabeza del pelotón de millones de ciclistas españoles que vendrían detrás.

¿Da para peli? Yo creo que sí. Nos vemos en los caminos.

¿Quieres convertirte en un alforjero?

Si te gustan los viajes en bicicleta y no quieres perderte nada, apúntate a nuestra revista mensual de cicloturismo (¡es gratis!) y recibe nuestros regalos de bienvenida:

 - Lista: Todo lo que llevar a un viaje en bicicleta.

- Guía: Encontrar chollos en Amazon.

    ¡Me apunto!    

4 comentarios en “El primer cicloturista (y ciclista) español era aragonés”

    1. Muy interesantes José Ignacio. Estoy seguro que Manuel Ricol coincidiría en tiempo y espacio con Mariano Catalán ya que el primero trabajaba en Zaragoza cuando el segundo llegó a lomos de su bicicleta.
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.