Portada » Blog » ¿Hay que llevar candado a un viaje en bicicleta?

¿Hay que llevar candado a un viaje en bicicleta?

¿Hay que llevar candado a un viaje en bicicleta?
5 (100%) 3 votos

¡Hola alforjero! Una de las cosas que no siempre tenemos claro si echar o no en las alforjas es un candado para bicicleta. Y la cosa tiene su miga. Hoy toca hablar del tema. ¡Vamos allá!

Los “por si acaso” llenan alforjas a la velocidad de la luz, eso lo sabemos todos los que hemos viajado en bicicleta. Pero, ¿es el candado uno de estos “por si acaso” o es realmente necesario?

¿Llevar o no llevar candado? Esa es la cuestión

Cada cosa que metemos en las alforjas ha de tener un propósito, un objetivo que cumplir en función de la probabilidad de que un suceso ocurra.

¿Metemos un chubasquero? Dependerá de las posibilidades de que llueva durante el viaje.

¿Metemos un candado? Dependerá de las posibilidades de que nos roben la bici.

¿Metemos el tronchacadenas? Si no sabemos usarlo desde luego que no tiene mucho sentido.

Estas decisiones son inherentes al cicloturismo, donde el volumen y el peso de nuestro equipo están limitados por la capacidad de nuestras alforjas y la fuerza de nuestras piernas.

El objetivo de llevar un candado es evitar una de las peores cosas que nos pueden pasar durante nuestro viaje: que nos roben la bicicleta.

Al ser un elemento que normalmente pesa bastante (al menos los buenos), hace que nos planteemos seriamente si llevarlo o no. Y nos preguntemos:

¿Me robarán la bicicleta?

Lo malo del ser humano es que somos malísimos calculando las probabilidades de que algo suceda y varía enormemente de una persona a otra. ¿Previsor o miedoso? ¿Confiado o incauto?

Además de un cálculo de probabilidades, en el caso del candado y debido al propósito al que sirve, entra en juego un factor psicológico muy humano: la aversión a la pérdida. Y aquí ya entramos en el terreno de los miedos.

Imagina dos personas que viajan exactamente con la misma bici y equipo. Con total seguridad una de ellas tendrá más miedo que la otra a que les roben.

Ahora coge a la persona que tenía menos miedo y cámbiale la bici por una que cueste 30 veces más. ¿Quién de los dos tendrá ahora más miedo al robo?

En la práctica es muy sencillo. Si llevamos una bici de 3 mil euros ya te digo yo que el candado se viene con nosotros, por muy bajas que sean las opciones de que nos la birlen. Y es que, si tenemos mucho que perder, es menos probable que nos comportemos de forma racional.

¿Nos van a robar la bici estando de viaje?

Dejando atrás la parte psicológica de la cuestión, hay varios factores que aumentarán o disminuirán el riesgo que nuestra preciada montura sea robada. Vamos a verlas.

1. Viajar solo o acompañado

Es un factor evidente. Si cuando tenemos que dejar la bici sola tenemos a una persona que se puede quedar vigilándola las probabilidades de robo bajan casi a 0. ¡Ojo! Esto no quiere decir que por viajar solo te vayan robar.

2. Entornos rurales y urbanos

Si nuestro viaje es por la Laponia española haciendo acampada libre, es mucho menos probable sufrir un robo que si vamos a atravesar capitales o barrios poco recomendables.

3. El precio de nuestra bici y equipo

Ya lo hemos comentado antes. Hay un refrán que dice “al hombre pobre, no le salen ladrones”, creo que eso resume perfectamente este punto.

4. Elementos disuasorios

Ya sea un candado, una alarma, un perro o cualquier cosa que le quite las intenciones al chori de llevarse tu bicicleta, el uso de elementos disuasorios bajará las posibilidades de robo.

 

En todo caso, aunque el robo de bicis en la ciudad está a la orden del día, se dan pocos casos de robos entre cicloturistas. Especialmente si tenemos un mínimo de cuidado en no perder la bici de vista.

Nuestra opinión al respecto es muy simple. Si te sientes más cómodo con un candado u otros sistemas antirrobo dentro de tus alforjas, llévalo. Al final esto lo hacemos para disfrutar y cuantas menos preocupaciones llevemos encima mejor.

Eso sí, a todos los que alguna vez nos han robado la bici es muy difícil convencernos de que no lo llevemos. Por mucho que nos insistan en que la mayoría del mundo es bueno y el peligro solo está en nuestra cabeza.

De todos modos, en el futuro dedicaremos un post en exclusiva a las opciones de antirrobos disponibles, que son muchas y algunas mejores que otras. En esta ocasión el objetivo era más bien plantear el debate sobre si hay (o no) que llevar candado a un viaje.

***

Hasta aquí este post sobre candados y la necesidad o no de llevarlos. Y ahora te toca a ti opinar ¿te han robado la bici alguna vez? ¿llevas candado en tus viajes en bici? Y en ese caso ¿qué tipo de candado llevas? Déjanos un comentario. Nos vemos en los caminos.

Opt In Image
¡¡No te pierdas la oferta de esta semana!!

Cada lunes localizamos un artículo cicloturista por debajo de su precio habitual. Si quieres saber de qué se trata, échale un vistazo a la oferta que hemos seleccionado esta semana para ti:

Ver oferta

6 comentarios

  1. Javi dice:

    Yo lo llevo para cuando entro a supermercados y de más sitios por el estilo aunque por supuesto también siempre intento meterla dentro del local donde dejan los carritos o sitios parecidos pero siempre la cando

  2. Manuel Larios dice:

    Hola Carlos, me estoy leyendo todas las páginas del blog, y muy lento tener que empezar cada día por la misma y empezar hacia delante o atrás, ¿hay una forma de ir a la página deseada? Un saludo

  3. David dice:

    Si haces un seguro, te suelen exigir que le pongas candado. A mi incluso me pidieron una foto de que lo tenia antes de confirmar la póliza para un viaje y comprobar incluso que era de los homologados.

  4. A.Collado dice:

    Yo llevo candado , es uno de esos extensibles , va erroscado alrededor de la barra central, sin quitarlo puedo atar delante , detrás o a algo.
    Se que con unas cizallas medianas pueden cortarlo.
    ( Pero no todo el mundo va con unas cizallas por la calle ) por lo que Yo siempre lo pongo , cuesta segundos ponerlo y quitarlo y evitas la tentación de que cualquiera pueda subir y salir disparado los oportunistas buscan eso.
    Otra cosa es si van a por ella , da igual los candados que pongas , con una radial portátil se corta todo.
    Yo sí lo recomiendo , da un plus de tranquilidad , es más fácil salir pitando con una que este sin càndar que con una cansada.
    Ahora Tu eliges

  5. A.Collado dice:

    Yo llevo candado , es uno de esos extensibles , va erroscado alrededor de la barra central, sin quitarlo puedo atar delante , detrás o a algo.
    Se que con unas cizallas medianas pueden cortarlo.
    ( Pero no todo el mundo va con unas cizallas por la calle ) por lo que Yo siempre lo pongo , cuesta segundos ponerlo y quitarlo y evitas la tentación de que cualquiera pueda subir y salir disparado los oportunistas buscan eso.
    Otra cosa es si van a por ella , da igual los candados que pongas , con una radial portátil se corta todo.
    Yo sí lo recomiendo , da un plus de tranquilidad , es más fácil salir pitando con una que este sin càndar que con una candada.
    Ahora Tu eliges

  6. JULIÁN dice:

    Siempre que hago algún viaje en bici tengo menos sensación de peligro de robo de la bici que cuando la uso a diario. Puede que porque cuando viajo, la bici con todos los bultos es poco ágil para cogerla y echar a correr. De todos modos la ato siempre y en una ocasión en que el candado tipo boa no me alcanzó para amarrar las dos ruedas …. me robaron una (dentro del albergue de peregrinos de Belorado-Burgos). Desde entonces uso dos candados boa ultraligeros por aquello de no ponerlo muy fácil ya que aunque se pueden cortar con cizallas, como dice A. Collado, si van a robarte no hay impedimento suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *