¿Cómo hacer tu Bici más Cómoda?

¡Hola alforjero! Si tu bici es insufrible lo más probable es que cada vez tengas menos ganas de montar en ella. En este post te vamos a explicar cómo convertir una bici incómoda en una auténtica reina del confort. Vamos a ello.

El cicloturismo probablemente sea una de las formas de ciclismo en las que más horas se pasan sobre la bicicleta.

Esto hace que ir lo más cómodo posible sea mucho más importante que en otras disciplinas en las que priman más la velocidad o la aerodinámica.

Mucha gente no lo sabe, pero hay muchas formas de hacer que tu bicicleta sea mucho más cómoda de lo que es actualmente. Así que sin más, vamos a verlas.

¿Cómo mejorar la comodidad de tu bicicleta?

Hay tres frentes en los que puedes intervenir para hacer tu bici más cómoda. Corrigiendo cada uno de ellos puedes lograr resultados bastante interesantes. Estos son:

    1. Postura.
    2. Componentes.
    3. Ropa y accesorios.

Empecemos por el primero:

1. La postura en la bicicleta

Si hablamos de comodidad, lo lógico sería pensar que cuanto más erguido vayas sobre la bici, más cómoda será.

Esto es relativamente cierto, aunque tiene algunos matices.

Para desplazamientos cortos, las bicis urbanas tipo holandesas en las que la espalda va prácticamente recta es la postura más cómoda.

Sin embargo, en esta postura la eficiencia de pedaleo se reduce mucho y al mismo tiempo la resistencia al viento es muy alta, por lo que para estar varias horas sobre la bici no funciona tan bien.

Hay que buscar el equilibrio entre comodidad – aerodinámica que funcione mejor en tu caso.

¿Qué puedes hacer para modificar la postura?

NO bajes el sillín. Esto es algo que suele hacer mucha gente que lleva poco tiempo montando en bici y es totalmente contraproducente.

Parece que al bajar el sillín, el manillar nos queda más alto y por lo tanto vamos más erguidos. Pero al mismo tiempo estaremos sobrecargando las piernas y las rodillas y es fácil que nos acabemos lesionado.

El sillín tiene que ir ajustado en función de la longitud de tus piernas. Ya explicamos cómo hacerlo en este post.

La solución: Trabajar sobre la parte delantera.

La manera correcta de modificar tu postura sobre la bici es modificar y ajustar los componentes que determinan a qué altura van a ir tus manos: Manillar, potencia y elevador de manillar.

Manillar

Un manillar cómodo te permite cambiar de postura, tiene un buen acolchado y se ajusta a la longitud de tus brazos y ancho de tu espalda. (Si, aunque mucha gente no lo sabe, los manillares tienen tallas).

Tienes más información sobre manillares cómodos en este post.

Potencia

La potencia es la pieza que une el manillar al tubo de dirección. Su inclinación y longitud determina la altura del manillar, así que ya intuirás que es una pieza clave para conseguir una postura más erguida.

Las hay regulables o fijas. Si quieres ganar altura en el manillar elige potencias con mucha inclinación y largas. O regulables como esta:

Ver Precio

Elevador de manillar

Más conocidos como elevadores de vástago, es una pieza cuya misión es subir aún más la posición del manillar. Si con la potencia no llegas, con una combinación de potencia + elevador conseguirás la altura que quieras.

Ver Precio

2. Componentes

Ahora que ya tenemos definida una postura cómoda vamos a pasar al siguiente punto: los componentes. Un tema que afecta MUCHÍSIMO a la comodidad de una bici.

Una buena elección de componentes puede hacer más cómoda una bici en la que vayas prácticamente echado sobre el manillar, que una bici de paseo holandesa. Vamos a verlos.

  Ruedas

Probablemente el componente que más afecte a la comodidad de una bici sean las ruedas. A mayor ancho de cubierta conseguiremos una mejor absorción de las vibraciones del terreno.

Aún mejor si la cubierta es de tipo balón, ya que permitirá llevar más volumen de aire en la rueda y por lo tanto menor presión.

El ancho máximo de rueda que puedes montar lo determina a su vez el ancho de tu llanta, vigila en no pasarte porque puedes llegar a «destalonar». Una rueda de 2″ de ancho podría ser una buena referencia de rueda cómoda.

Y hablando de presión, no olvides llevar la adecuada. Si te pasas tu bici se volverá más «dura» y absorberá peor las vibraciones.

En este post puedes ver algunos modelos que recomendamos.

Sillín

Importantísimo. El sillín diría que es el componente más infravalorado de la bicicleta. Encontrar el sillín perfecto es como dar con el amor de tu vida, si lo encuentras no lo sueltes porque cuesta mucho conseguirlo.

Cada culo es un mundo y para esto hay pocos secretos. Consiste en prueba y error, aunque hay formas de acercarnos a nuestro sillín ideal como por ejemplo averiguar nuestra talla como vimos aquí.

Ten en cuenta que cuanto más erguido vayas, más ancho debe ser el sillín. Como ves todo está relacionado.

Un modelo que a nosotros nos ha funcionado muy bien es el Ges T3, muy barato y disponible tanto para hombre como para mujer.

Ver modelo Hombre / Ver modelo Mujer

Tija

Por último, si quieres afinar todavía más con la comodidad puedes sustituir la tija por alguna que flexione más, como las tijas de carbono, o bien tijas con suspensión como esta.

3. Ropa y accesorios

Ya casi estamos acabando y no nos vamos a alargar mucho más. Simplemente añadir un pequeño comentario sobre este aspecto.

Llevar la ropa adecuada afecta a la comodidad sobre la bicicleta. Evita la fricción en las piernas con prendas como los cullotes. Si además incluyen badana (acolchado) mejor aún.

Si llevas ropa interior bajo el cullote (no recomendable) que sea sin costuras y de tejidos suaves.

Los guantes, además de proteger tus manos, pueden mejorar el agarre y el confort en el apoyo con el manillar.

Procura que el casco sea de tu talla, ligero y adaptado a la modalidad que practiques.

Por último, unas gafas, además de protegerte de insectos y partículas, te harán ir sin tener que arrugar la cara por culpa del sol o el viento.

¿El material del cuadro influye en la comodidad?

No podíamos cerrar este post sin tocar el debate que existe acerca de cómo influye el material del cuadro en la comodidad de la bicicleta.

Para empezar, cambiar el cuadro no puede considerarse una forma de hacer una bici más cómoda porque casi que estamos cambiando una bici por otra.

Pero de todos modos, aunque se suele decir que las bicis de acero o carbono son más cómodas que las de aluminio, el material influye poquísimo sobre este aspecto en comparación con otros factores como las ruedas o la tija.

Esto daría para un artículo completo, pero creo que el vídeo del australiano Alee Denham de cyclingabout.com lo explica perfectamente en el siguiente vídeo:

***

Hasta aquí este post-tutorial sobre cómo mejorar el confort sobre la bici. Créeme que si tu bici es incómoda y le haces las modificaciones que te he explicado más arriba no te vas a creer el antes y el después.

Este es un tema muy interesante y del que da para hablar durante horas, así que si quieres aportar o preguntar algo tienes los comentarios a tu disposición, así aprenderemos entre todos. Nos vemos en los caminos.

¿Quieres convertirte en un alforjero?

Si te gusta el cicloturismo y no quieres perderte nada, apúntate a nuestra lista de correo (¡es gratis!) y recibe nuestros regalos de bienvenida:

 Lista: Todo lo que llevar a un viaje en bicicleta.

Guía: Encontrar chollos en Amazon.

25€ en descuentos para alojamientos.

    ¡Me apunto!    

3 comentarios

  1. Miquel de la Mel dice:

    Hola, buenos días.

    En mi bici he hecho casi de todo. Mi sillín es un «Selle Italia», con rebaje prostático, que no pienso cambiar de momento porque nuestro amor es puro y verdadero. La altura, la que toca y la que aquí recomendáis. No hacer caso a ello supone lesión segura.
    Luego, llevo manillar de mariposa, potencia regulable, elevador de manillar… y la verdad que ha sido un acierto. Con un poco de paciencia y saliva he podido ir acoplándolo todo a mis necesidades y características y, creo, porque nunca se sabe, tengo una posición en la que voy la mar de cómodo.

    Muchas gracias por vuestro artículo.

    • Carlos dice:

      Hola Miquel,

      El Selle Italia es sin duda uno de los sillines más cómodos que existen. Da gusto cuando te vas preparando tu bici hasta que encaja como un guante y veo que tu lo has hecho a la perfección. Cuando se va cómodo en la bici se disfruta más y por lo tanto se acaba montando mucho más.

      Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *